• Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Síndrome de Eros

Poema

Francisco Fernau

Caso clínico: Varón de diecinueve años se presentó a consulta por dolor difuso, principalmente en la línea media del tórax. Estudios revelaron múltiples lesiones en el tejido miocárdico de origen idiopático, así como también sugieren la presencia de una hipertrofia general previa, sucedida por un súbito proceso atrófico que debilitó la función cardíaca.

El paciente mencionó que tuvo su primera extrasístole cuando la vio, que las arritmias se volvieron crónicas porque cada día la veía pasar por la calle sin saber cómo hablarle. Cuando la invitó a salir, su sistema simpático respondió con la liberación de catecolaminas, que le provocaron taquicardia y un estado de alerta para estar atento a sus necesidades e impresionarla. Los siguientes siete meses transcurrieron de manera asintomática; su corazón no presentó arritmias y no hubo ninguna manifestación semiológica que indicara patología. A inicios del octavo mes, ella le dijo que estaba viendo a otro, suscitando el inicio de la posterior evolución de la enfermedad, caracterizada ahora por una profusa atrofia y daño tisular. El paciente señaló que sentía que su corazón estaba necrótico.

El tratamiento consistió inicialmente en una dieta rica en azúcares, así como la distancia física del agente etiológico y la adopción de un estilo de vida más activo. Hubo dos instancias de recidiva de la enfermedad, una en la que le envió un mensaje tras ingerir un volumen excesivo de infusiones etílicas y otra en la que le escribió un poema que, si bien era acusatorio y poco pulido, también tuvo valor terapéutico. Finalmente, después de dos meses, su función cardíaca se restauró por completo y su cerebro produce cantidades suficientes de dopamina. Existe, por lo tanto, la posibilidad de recuperación para los individuos aquejados con esta condición tan epidemiológicamente común hoy en día.

___________________