• Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Poema del agua

Poesía

Carolina Marcos Garza

Título (sujeto a cambios):

Simbología del agua en las relaciones

 

Tema:

Estudio del elemento húmedo en el contexto emocional.

 

Objetivo:

Analizar el elemento húmedo dentro de las relaciones, como factor de inicio y de movimiento.

 

Antecedentes:

Si se tuviera que estudiar, qué es lo que se ha dicho del agua… Si se tuviera que estudiar, qué es la humedad se diría: “Esto es lo que se ha estudiado anteriormente” 1 En una regadera, mis pensamientos se fueron por las tuberías. Junto con las cenizas, tu sonrisa se borró con el agua. En cierta medida tenía que decirte adiós; crear una lejanía se convertía en lo único soportable. Cinco días de lluvia, dos con inundaciones, cinco con baches. Días sin lograr alcanzarte. El agua había paralizado a la ciudad, yo era una mímesis de ella. Después llegaron los días de las fuentes: dos. Una mojó mis talones y creó nuevas galaxias. Ciento cincuenta estrellas nacieron. No podía verlas, el agua solo envolvía un contexto, incitaba a la vida. La suciedad que se palpaba en mis pies, empañaba la posibilidad de encontrarnos. Fue el segundo día de la creación. De la dicotomía del día y la noche, la dualidad del cielo y del mar. Tú tan agua que creía perdida, yo tan ausente. En intervalos se dieron de quince a veinte cafés, (con leche deslactosada, helados, con vainilla; comerciales; hecho en casa con canela; de olla; de tienda de conveniencia; de los que no te gustan). Es casi agua, con sabor, con color. Me despertaban del ensueño de tu ausencia. Cada sorbo, un “muy caliente”, un “me queme”, un “me gustó”, un “gracias” proveían nuevas formas de existencia. Ahí dolían, ahí había que ignorarlas.

 

1 Cita de autor desconocido.

 

Carolina Marcos Garza

El segundo día de fuentes. Nuevo inicio, el agua desdibujó los ayeres. Nervios, comenzaba a ahogarme. Tus manos sosteniendo mi cintura me regresaron la respiración. Un ángel. Había humedad, es imposible definir si eran lágrimas o sudor por la intensidad del momento. Lloraba en las puertas de la iglesia, no podía entrar al Paraíso. Diez a quince botellas de vino 2 , sazonaron las siguientes noches, como en las bodas de Canaán. El amor es como el agua. Pasamos del deberíamos de, a me gustaría, a sí. Transformación casi milagrosa, bíblica.

 

Justificación:

Es necesario. Por lo menos para mí lo es. Por qué es desde el agua, que se puede reinterpretar el yo con el otro. Lo entendí la primera vez que compartimos lágrimas, lo entendí cuando me tenía que ahogar. Me di cuenta, en una noche de tormenta, donde encontré tu voz en una gotera.

 

Nota al lector: este estudio no ha podido completarse. Las palabras no pueden contener totalidades. Esto solo provee un envase para intentar retenerlas.

 

2 No se toman en cuenta las que se quedaron en el olvido alguna borrachera

 

 

 

___________________

Ilustración del poema aquí.

___________________

Carolina Isabel Marcos Garza nació en Monterrey, Nuevo León en 1993. Decidió estudiar la carrera de letras por una inquietud que aún no sabe definir. Escribe no para encontrar respuestas sino para formular preguntas.