• Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

La noche triste

Poema

Rodrigo Rivera

Cortés tuvo una noche triste
y yo vivo las noches tristes
entre las brisas de mis días.

Noches donde mis lágrimas
son el alimento de las raíces
de todas las flores caídas,
las tierras secas.

Vivo las tragedias de tantos,
infinitos, recuerdos no vividos,
que maquinan ante la tragedia
de las palabras un silencio agrietado.

Ya no sueño, todo es negro.
Ya no pienso, todo es blanco.
Ya no veo, todo es rojo.

Sólo queda lo absoluto
en lo poco que es la nada,
donde cuento los llantos que ahogan
entre charcos, lagos, mares,
mi garganta.

Son tantos.

He perdido el refugio que añoraba,
un par de luces puras que eran guía
cuando la noche era mi enemiga
y entre las sombras perdidas disipaba.

Ya no existen mis pensamientos,
sólo existen las mentiras que vagan
con vanidad y pereza por los caminos
truncos que se han pintado en mi cabeza.

Sólo quedan las noches
por las que lloró Cortés.

Sé ahora que todo ha cambiado
y el mundo se ha perdido.

Quedan las sombras y el frío,
se han esfumado los brazos
que me arropaban cuando
buscaba asilo.

Estas lágrimas son de otro
pues mi recipiente antiguo
ha quedado vacío.

Acabó todo.
Acabó aquél ser perdido.

___________________

Ilustración del poema aquí.

___________________

Rodrigo Rivera Domínguez (Monterrey, Nuevo León.1994) Poeta, cuentista y dibujante. Estudiante de Medicina en la Universidad Autónoma de Nuevo León.