• Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

La comedia: De Shakespeare a Monty Python

Reflexión

Jose Javier Ponce de León

La comedia ha existido desde los griegos de la mano de Aristófanes, y si uno busca leerla para reírse lo verá un poco difícil, siendo que es muy distinta a la comedia actual. A partir de ahí, el teatro se convirtió en el medio sustancial para la existencia de la comedia, por la forma en que se maneja, donde la actuación y el escenario influyen en la obra.

 

Con la llegada de la pantalla, del teatro se mudó al cine, donde puede ejecutarse con mayor soltura que con otros géneros literarios o artes mayores. También, en términos más generales, se ha mudado a la pantalla pequeña. La encontramos en shows de medianoche, en sketches, en YouTube, en series de grandes cadenas televisivas y más recientemente en series animadas que Netflix ha promocionado (BoJack Horseman, Archer, y la famosa Rick and Morty).

 

Pero hablemos de cine exclusivamente. Muchos recordarán la época donde las películas parodia se pusieron de moda: Scary Movie y Una Loca película, sólo por mencionar algunas. También tenemos, por otro lado, las películas protagonizadas por una pareja de idiotas, que comenzó con Tonto y más tonto, Las alucinantes aventuras de Bill y Ted o Muerto pero de risa, y que ahora se sostiene por los dúos de James Franco y Seth Rogen (La entrevista, Pineapple express, La fiesta de las salchichas), Jonah Hill y Channing Tatum (21 Jump Street y 22 Jump Street), Tina Fey y Amy Poehler (Hermanas, Chicas pesadas) y Kal Penn y John Cho (Harold y Kumar). Incluso, en ciertos años destacan las películas de comedia "tonta": hablo de Anchorman y Zoolander, que han tenido buena recepción. Este es el cine de comedia que tenemos ahora. ¿Pero qué hubo antes?

Los más experimentados podrán recordar los clásicos de ¿Y dónde está el piloto?, ¿Y dónde está el policía? o Top Secret!, primeras parodias que llegaron al cine, o las dirigidas por Mel Brooks (Spaceballs, History of the World part 1, Drácula, Dead but loving it, High Anxiety, The producers). Pero existe otro espacio dentro de la comedia que ya no surgió más. Es la comedia que no te hace llorar de la risa, pero te pone a pensar con una sutil filosofía y contexto cultural detrás del contenido humorístico. Hablo de la comedia que recobró el grupo inglés Monty Python con sus películas The Holy Grail, The meaning of life, Life of Brian, y su serie Flying circus.

 

Lo que más se acerca a lo logrado por Monty Python sería el mismísimo humor británico, siendo las películas más icónicas y recientes las de la Trilogía del Cornetto de Edgar Wrigth, así como Love, Actually o El Diario de Bridget Jones. Dichas películas se distinguen por un humor negro digerible (opuesto a la comedia hollywoodense que suele excederse en este ámbito) y por retomar constantemente la sátira y lo absurdo. Pero es Monty Python quien retomó perfectamente la comedia victoriana, reconociéndose como el legítimo heredero de la faceta cómica de William Shakespeare y los escritores de teatro posteriores a él. Esa faceta que es definitivamente la menos estudiada de toda su obra, y que muy seguramente fue entretenida y popular en su época.

El grupo inglés incluso se asemeja a las antiguas representaciones teatrales: todos los miembros de Monty Phyton se han atrevido a vestirse de mujer. También representan a todos sus personajes, si pueden.

 

Ellos son actores, directores creativos y creadores multifacéticos, sin miedo a nada. Nos regalan una comedia inteligente, una comedia del lenguaje. Así como William Shakespeare hizo con su teatro, Monty Python llena su escenario con personajes bufones, juegos de palabras y mucha sátira, pero sobretodo absurdo. Suele existir un caos que termina en orden, y también un juego con temas de alta filosofía, aunque esto en Shakespeare se encuentra más en las tragedias.

Un ejemplo bastará para entender la comedia de Monty Python, el monólogo que explica el significado de la vida:

Well, it's nothing very special. Uh, try and be nice to people, avoid eating fat, read a good book every now and then, get some walking in, and try and live together in peace and harmony with people of all creeds and nations. And, finally, here are some completely gratuitous pictures of penises to annoy the censors and to hopefully spark some sort of controversy, which, it seems, is the only way, these days, to get the jaded, video-sated public off their fucking arses and back in the sodding cinema. Family entertainment? Bollocks. What they want is filth: people doing things to each other with chainsaws during tupperware parties, babysitters being stabbed with knitting needles by gay presidential candidates, vigilante groups strangling chickens, armed bands of theatre critics exterminating mutant goats. Where's the fun in pictures? Oh, well, there we are. Here's the theme music. Goodnight.

Lo logrado por los seis británicos del grupo humorístico no se ha repetido. No es que muera la comedia con ellos, sólo es el turno de las vanguardias. Es casi seguro que pronto surgirá un nuevo artista o grupo que retome la comedia inteligente y lingüística, que se interese por la comedia clásica y que la adapte a las nuevas generaciones, porque a diferencia de la tragedia, la comedia necesita evolucionar para sobrevivir. Y siempre es bueno reírse de algo nuevo.

___________________

Ilustración del poema aquí.

___________________

Estudiante de Letras por la Universidad de Monterrey. Tercer lugar de la categoría de cuento del certamen Palabras que cuentan IX, y seleccionado ganador del concurso Palabras Migrantes 2017.